La circonita y sus diferencias con el Diamante

La circonita y sus diferencias con el Diamante

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Uncategorized

La virtud de la circonita es a la vez su principal defecto. Su asombroso parecido con el diamante sólo escapa a los ojos de un buen profesional de la joyería, pero ¿y tú?:

¿Eres capaz de apreciar a simple vista cuándo es una circonita y cuándo un diamante?

Si tenemos en cuenta que la circonita es hasta la fecha el material que mejor imita al diamante y que se utiliza muchísimo como gema en la industria de la joyería, es fundamental que le sigamos la pista y sepamos algunas nociones básicas sobre sus características para conocer las diferencias entre la circonita y el diamante.

Lea también: los pendientes más caros del mundo

La transparencia: si colocamos una circonita sobre un papel escrito, esta gema permitirá ver las letras a través de ella. El diamante es mucho más opaco y no transluce el fondo sobre el que se coloque.

La dureza: la circonita presenta un valor de 8 en la escala de Mohs (escala que se utiliza como referencia de la dureza de una sustancia), mientras que el diamante tiene un valor de 10. Un diamante puede rayar una circonita pero nunca al contrario, ya que el diamante es el mineral más duro conocido. Tanto es así que hay que tener especial cuidado a la hora de tratarlos. Desde Castmay os recomendamos guardar siempre por separado las joyas que contengan diamantes, ya que se pueden rayar unos con otros, quizás en una bolsita, y separadas de las demás joyas.

El calor: el diamante conduce muy bien el calor y la circonita no porque es mucho más aislante. El método más empleado por los expertos para diferenciar una gema de otra es el diamont tester, un detector que mide la conductibilidad térmica.

El peso: la circonita pesa bastante más que el diamante. Siendo del mismo tamaño, la diferencia es de 5,40 -5,70 frente a los 3,52 del diamante.
Además de con una báscula, puede que lo notes si colocas cada mineral en cada mano.

El brillo: si introducimos un diamante en un vaso de agua éste seguirá brillando a través del líquido. La circonita, sin embargo, se volverá casi transparente.

Nuestro CONSEJO: lo mejor siempre será que acudas a un experto para que te diga con absoluta seguridad si esa piedra preciosa que tienes o quieres es un diamante o una circonita. Las dos son preciosas, pero además del precio hay muchas otras características que tienes que tener en cuenta.

Para aprender a mirar como un experto este fascinante ‘trampantojo’, hemos acudido a la gemóloga Isabel Sallent, para conocer as cualidades más técnicas que diferencian a la circonita del diamante.